Saltar al contenido

Mezcla con dinámica * Producción de Sonido 3D

En el desarrollo de una producción musical hay tres fases bien diferentes, que requieren habilidades especificas, para lograr transmitir el mensaje implícito en  el sonido de una canción, a través de una mezcla dinámica.

En primer lugar se graba la base de la canción y todos sus arreglos musicales.

Después viene la mezcla de audio, donde esculpimos el sonido de cada canal de la grabación.

Por ultimo se realiza el mastering, donde se logra el sonido final de cada canción y queda de esta forma preparada para su distribución.

Este articulo trata del arte y la técnica usadas en la mezcla, para lograr las emociones que acompañan a la poesía de la letra.

Me gustaría aclarar llegado a este punto. que esta es mi visión de la mezcla de audio. No necesariamente todas las mezclas se hacen igual. Estas son algunas de las técnicas que prefiero utilizar.

Ordenar el proyecto

En el desarrollo de una mezcla hay un primer paso de orden y limpieza. Se limpian los canales de ruidos que puedan haberse colado en la fase de grabación.

Este paso no parece muy artístico pero es importantísimo en el resultado final.

La limpieza se realiza editando las diferentes pistas de audio, cortando lo que sea molesto y ordenándolas para mayor comodidad en la mezcla.

Cuando se graba, a veces es mas importante la rapidez que el nombre de las pistas. Al comenzar la mezcla es conveniente ir modificando el aspecto del proyecto.

Mezcla con dinámica

Para el siguiente paso, usamos tres efectos básicos con los que, dependiendo de sus ajustes, logramos ubicar a cada canal en un lugar en los ejes imaginarios X, Y, Z.

Los efectos usados son la ecualización, la compresión y el delay. A estos efectos le sumamos el volumen de cada canal y el paneo que es un control con el que podemos ubicar un instrumento a la izquierda, centro o derecha del campo sonoro.

Hace falta hablar en  este momento de la Psicoacústica , que es la rama de la ciencia que estudia las  respuestas psicológicas asociadas a la percepción del sonido.

La programación de nuestra respuesta a estímulos sonoros tiene, en algunos casos, millones de años de antigüedad. De esta forma conociendo algunos hechos y efectos basados en la psicoacústica podemos imprimir a nuestras mezclas la emoción  que nos permita transmitir sentimientos y estimular la imaginación. Así se logra generar la película que nos imaginamos cada vez que escuchamos una canción.

Los sonidos graves son los que más energía mueven. Los instrumentos que tienen mas graves, como el bombo de una batería y el bajo son los mas susceptibles a cambios de intensidad.

Para compensar esto se usa el compresor. Un golpe mas fuerte se siente mas cercano. Al comprimirlo estabilizamos el sonido y por lo tanto la posición del mismo en el imaginario eje Z.

Los graves se perciben también en forma de vibración, a través de los pies, por eso debe ser que los percibimos también abajo en el eje Y.

Los medios son los sonidos mas  comunes. Manejan menos energía y es donde debemos prestar mas atención y ya desde los arreglos musicales cuidar que diferentes instrumentos no se encimen.

En la mezcla podemos usar la ecualización para lograr separar los sonidos y hacer de esta forma que sumen, en vez de quedar todos pegoteados en una bola indefinida de ruido.

También sirve usar el paneo para separar sonidos medios, pero debemos tener en cuenta que al escuchar la canción en un equipo mono, el efecto panorámico desaparece.

Como en la gama de los medios están la mayoría de instrumentos, es donde mas trabajo de ecualización  y uso de efectos como el delay o la rever tendremos.

Usando la psicoacústica

Hay dos efectos de la psicoacustica que conviene entender para trabajar sonidos en la gama de los medios. Son el efecto de enmascaramiento sonoro y el efecto hass.

El enmascaramiento sonoro hace que un sonido fuerte tape a otro mas débil.

El efecto se agudiza si los sonidos comparten frecuencias. Por lo tanto puede ser de utilidad usar diferentes ecualizaciones, para separar  sonidos similares en frecuencia. Se puede enfatizar  frecuencias medias-graves en uno y medias agudas en el otro, por ejemplo.

Por otro lado el efecto haas dice que, si varios sonidos llegan a nuestro oído con menos de 50 milisegundos de diferencia, nuestro cerebro los interpreta como parte del mismo sonido.

Esto hace que si sumamos un delay (o una reverb) a cualquier instrumento, aumentamos su percepción al desplazarlo en el eje Z. De esa forma escuchamos mejor un instrumento, sin incrementar su volumen. Además si usamos una rever estéreo hacemos que dicho instrumento suene también en los costados y no solo en el centro del eje X. Dicho de otra forma, ensanchamos el campo auditivo.

Finalmente están los agudos. Son los sonidos que manejan menos energía, pero los que mejor percibimos. Demasiado agudo puede llegar hasta marear incluso. En la naturaleza el agudo, al no viajar grandes distancias, se percibe como algo cercano.

En una mezcla es fácil incorporar sonidos agudos pero es muy difícil sacarlos. Por eso se usan instrumentos como la pandereta en la parte final de una canción.

Dinámica natural

En resumen, mezclar no se trata solamente de controlar volúmenes y ya está. Hay muchas herramientas para utilizar. Usándolas adecuadamente logramos darle a nuestras mezclas el dinamismo y potencia que se merecen.

A mi me gusta emocionarme al escuchar una canción. La forma de lograr eso, si la canción es buena, es con  una mezcla que estimule la imaginación.

Muchas veces se escuchan canciones excedidas de graves y de agudos, que a veces distraen la atención y no aportan nada. Paradójicamente eso no ocurría en las grabaciones de la época analógica, debido a las limitaciones técnicas del formato.

La era digital ha traído grandes ventajas. Abaratamiento de costos e incremento de la fidelidad pero creo que hace falta revisar algunas malas costumbres en las que hemos caído, como el abuso de graves y agudos y la falta de dinámica.

La naturaleza es dinámica. La imaginación es dinámica. Una mezcla dinámica estimula la mente. Suena natural.

Aqui puedes dejar un comentario