Saltar al contenido

Mezcla de audio * El sonido de una canción

Realizar una mezcla de audio es muy simple cuando los arreglos musicales han sido bien trabajados y la grabación ha logrado captar la esencia de lo que se quería transmitir.

Ahora bien, ¿alguien tiene el librito que indica como hacer una mezcla musical perfecta?

Una vez encontré un libro que aseguraba que en el mismo se hallaba el secreto para componer un éxito musical. Este manual para componer éxitos lograba el efecto con trucos más o menos conocidos. En mi opinión es mejor usar algo fuera de toda lógica, sorprendente, inspirador.

Para esto no existe ninguna norma o manual escrito. Yo prefiero buscar diferentes opciones y elegir la que más me guste. El viejo y efectivo sistema de prueba y error.

Este artículo describe algunas costumbres que facilitan trabajar de una manera ordenada, permitiendo lograr mezclas de sonido que se identifiquen con cada canción.

Preparación de la mezcla

Para trabajar en una mezcla hace falta orden, aunque mas no sea para romperlo, pero es importante tener un buen punto de partida.

Yo lo encontré en la nomenclatura de los proyectos del DAW asociados con cada canción. Suelo usar el nombre de la canción a secas para identificar el día de la grabación. Posteriormente le añado «MIX» y un número que va del 1 al 5.

Hasta el 2 son versiones de la mezcla en los que planteo sonidos básicos y ediciones en distintos canales.

A partir del 3, el tema ya va sonando y las versiones 4 y 5 se suelen convertir en la MIX Ok, terminando de esta forma el trabajo de mezcla.

Los nombres son para mí, puntos de restauración. Si en la versión 4 me perdí, siempre puedo volver a la 3 y replantear el concepto.

En las primeras etapas, la mezcla va por el carril de «orden y limpieza». Normalmente se limpian los canales de ruidos, se organizan y se ajusta el nombre de los mismos.

Una vez que ya se tiene todo un poco más armado es momento también de plantear el uso tanto de grupos, como de canales auxiliares. También se asignan los efectos que vamos a usar.

Mi gusto particular es usar pocos efectos, bien programados.

Herramientas para la mezcla de audio

En este apartado me refiero a las herramientas básicas, disponibles en todos los secuenciadores de audio.  Aprendiendo a usarlas nos evitamos tener que depender de plugins exclusivos y caros. Además de esta forma tenemos un mejor control del audio de nuestras mezclas.

Las primeras herramientas son la ecualización, la compresión, la reverberación y los parámetros de volumen y panorama de la mezcladora. 

Con la ecualización se corrigen o modifican los sonidos conseguidos en cada canal, al momento de la toma. También se pueden realizar ajustes posteriores durante la mezcla para mostrar o enmascarar planos sonoros.

La compresión funciona como amortiguador de sonido. Si el mismo cambia su volumen, lo percibimos en movimiento en el eje Z  permanente. El uso del compresor ayuda a estabilizar el sonido en un plano tridimensional. 

Como norma general, siempre hay que comparar el sonido con y sin un efecto, ver si se está logrando el sonido deseado. Los sentidos a veces nos engañan así que hay que refrescarlos a menudo, para comprobar el rumbo.

Además de la compresión y la ecualización, las herramientas básicas se completan con reverberaciones y delays, que ajustan la percepción en el eje Z. Con estos efectos podemos añadir expresión de emotividad, además de dimensión.

Normalmente para una canción de una banda con batería, bajo, guitarras teclados y voz suelo usar una rever para percusión, otra para guitarras, otra para uso general. 

También suelo usar un par de delays que uso en voces, guitarras, teclados u otros instrumentos. 

Esculpir el sonido

A mí me sirve visualizar los procesos implicados en la mezcla audio, como si fueran una actividad artística similar a la escultura, por la representación espacial de los sonidos.

Cuando se mezclan, los mismos se «esculpen» en un plano tridimensional.

En el eje X se representa la ubicación izquierda, centro o derecha.

La ecualización la percibimos asociada al eje «Y». Los sonidos mas graves están más cerca del suelo. Los agudos los sentimos más arriba. 

Por último la profundidad, corresponde al volumen y a la cercanía o lejanía del sonido (volumen de rever o delay vs. sonido seco). La escuchamos en el eje Z de nuestra imaginación. 

Todo esto es son percepciones psicológicas que representan esta sensación de ubicación en el espacio del sonido.

Se puede leer más sobre el tema en el artículo «Mezcla 3D * Sonido de mente«.

Escuchar en varios sistemas de audio

En la actualidad, disfrutamos de innumerables posibilidades para escuchar música. Por eso mismo es tan difícil saber cómo va a sonar una canción que estamos mezclando, en cada situación.

Esta es la mayor dificultad a la hora de la mezcla y es por esto que tiene tanta importancia la claridad y dimensión de los sonidos en una canción.

Es fundamental entonces, disponer de diferentes sistemas de altavoces y auriculares. Deben ser conocidos y variados.

Cada uno con lo que pueda, pero debería haber por lo menos tres sistemas diferentes. Uno medianamente potente, uno de poca potencia y calidad y unos auriculares. También es muy útil disponer de un sistema portátil monoaural. 

Esta es una buena forma de saber cómo sonará la canción que estamos mezclando en distintos sistemas de escucha. A veces se descubren efectos sorprendentes en las mezclas de sonido.

Hay veces que aparecen sonidos interesantes. En otras ocasiones descubrimos otros que desaparecen o molestan a la mezcla.

Otra cosa que me sirve para trabajar es refrescar los oídos, escuchando material conocido y de esa manera calibrar mi audición y percepción musical.

Igual no todo el mundo va a entender de la misma forma lo que se plantea en la mezcla de un tema.

A fin de cuentas, nuestros sentidos nos guían en el significado de las cosas, pero cada uno interpreta los estímulos de una manera diferente.

El aporte de una mezcla de audio puede servir, en todo caso, como disparador de la imaginación a través de la estética sonora propuesta.

Después, todo depende de la percepción personal.

Aqui puedes dejar un comentario