Saltar al contenido

Total recall * Mezcla de audio

Total recall es el nombre de una película que se estrenó en 1990, protagonizada por Arnold Schwarzenegger, en la que una compañía se especializa en implantar falsos recuerdos de vacaciones que nunca ocurrieron.

Pero también es un termino usado en la producción de audio, que quiere decir que se pueden recuperar los valores de todo lo involucrado en la mezcla de audio de una canción. Desde la posición del fader de volumen de cada canal, hasta la programación de los efectos.

Absolutamente todo.

En este artículo hablo de las diferentes aspectos de esta tecnología.

Total recall * Un poco de historia

Los primeros sistemas de total recall eran simples planillas,  en las que se anotaban individualmente todos los parámetros de cada efecto y de la mesa de mezclas. Era un gran trabajo, tedioso, lento y no siempre se podía reproducir exactamente la mezcla.

Unos pocos estudios en todo el mundo tuvieron la capacidad de automatizar las mezclas, al punto de poder reproducir exactamente el sonido original y eran por supuesto, de costo muy elevado.

Con la llegada de las estaciones de audio digital o DAW, todo cambió, sobre todo en la mezcla de canciones. Ahora es posible automatizar todos los controles involucrados y no solo eso, sino que además se puede hacer modificando el valor de cualquier control, en tiempo real.

Vamos entonces a repasar de que manera realizar la mezcla, siempre bajo la óptica de la producción musical basada en soporte digital a disco duro.

Una vez grabada la canción, hechas las re-grabaciones y ediciones necesarias, encaramos la mezcla para lo  cual tenemos dos opciones, dependiendo del equipamiento disponible.

Mezcla con efectos externos

En este tipo de mezcla se usan tanto efectos internos (plugins), como efectos analógicos externos. Además se pueden producir varias sub-mezclas  que sumamos exteriormente, para obtener la mezcla final, que se graba en un dispositivo externo a la PC. Esta es la mezcla OTB (Out the box).

La gran ventaja de este tipo de trabajo es que en el momento de hacer físicamente la mezcla, el procesador está bastante descargado de trabajo, debido a todo el proceso que se realiza externamente. También nos permite seguir usando equipamiento existente previamente, el cual ya dominamos y por el que hay preferencias de sonido.

En condiciones ideales se puede llegar a conseguir mayor profundidad en las mezclas.

Las condiciones ideales pasan entre otras cosas por los conversores D/A (digital/analógico) y A/D.

Aquí tenemos la gran desventaja de este método de trabajo. La primera vez que se convierte  de analógico a digital es relativamente sencillo y cualquier conversor decente nos sirve.

Al hacer conversiones AD o DA adicionales hay que contar con conversores de excelente calidad. Por lo tanto será equipamiento muy caro.

Mezcla en la PC

En esta opción también conocida como ITB (In the box), se trabaja siempre en dominio digital, en la PC.

Los efectos son plugins de software y si bien hay que trabajar mas para lograr buenos resultados, manteniendo el entorno digital. Sabiendo como utilizar ecualizadores, compresores y delays, se pueden conseguir mezclas con muy buena calidad y profundidad de sonido.

La primera cosa a tener en cuenta es la resolución digital que se elija.

Hay que trabajar en 24 bits como mínimo. De esa forma no se necesita forzar ninguna señal, llegando a -10 dB o incluso -20 dB de volumen máximo por canal, sin demasiado problema.

Hay que tratar de no saturar ningún canal o bus y dejar bits disponibles para los procesos digitales propios de los efectos.

Conviene darse el tiempo para aprender y experimentar  con los plugins, pero hacerlo sin tener que trabajar en ninguna mezcla, solo como aprendizaje.

Conocer los plugins que se usen y usar solamente lo que haga falta.

Inspirarse en algún canal significativo de cada canción. A veces puede ser una percusión, otras una guitarra o incluso la voz.

Si sigues siempre el mismo orden, se pueden llegar a repetir patrones tímbricos, llegando a un resultado que no resalte. Falto de sorpresa. En cambio eligiendo instrumentos distintos para comenzar se pueden descubrir nuevos sonidos y texturas, que produzcan nuevas sensaciones en la mezcla de una canción.

El proceso de mezcla de audio es mentalmente agotador. Si se te cansa el oído o quieres relajar la cabeza, tal vez puedes cambiar de canción o incluso de actividad. Esto es algo en lo que se demuestra el valor del «Total recall»

A  mi me funciona muy bien, alternar tareas de edición de unos proyectos, con mezcla de otros, por ejemplo.

Algunas sugerencias

Por ultimo, si tienes un antivirus instalado es recomendable desconectarlo, así como salir de Internet, al momento de hacer la mezcla.

Hacer la mezcla online, eso es, escuchando el tema mientras se hace la mezcla, también mejora la capacidad de proceso de la PC.

Siempre se puede buscar un mejor entorno de mezcla pero estoy convencido de  que se obtienen resultados altamente satisfactorios exprimiendo al máximo la capacidad de los medios disponibles. Teniendo en cuenta que esto, no se trata únicamente de tecnología, sino de como usarla aplicada al arte y  así conseguir plasmar nuestras ideas.

Esa es la enorme ventaja de éste estilo de producción.

Tener la posibilidad de hacer un «total recall» de un proyecto, es realmente útil. No dudo de la calidad de estudios con tecnología analógica, pero es una solución muy costosa y en la nueva realidad de la industria musical, especialmente si hablamos de producciones independientes, la variable económica es de vital importancia.

Si me das a elegir, prefiero tiempo de trabajo, antes que dinero en equipos.

Así es como mejor funciona, mi oído, mi cabeza y mi inspiración .

Aqui puedes dejar un comentario