Saltar al contenido

Acústica en la naturaleza * Conceptos básicos

La acústica, como parte de la física, es un concepto asociado a la ciencia. Nos parece algo complicado. Sin embargo es algo que todos usamos constantemente en la practica y en todo instante.

Al caminar por un lugar,  se pueden percibir los diferentes ambientes acústicos por los que transitamos. Solo hace falta prestar atención.

Los ambientes acústicos son lo que nos convencen de que algo es real.

No se si alguna vez visteis una película de terror, sin sonido pero al hacerlo le sacamos gran parte del ambiente a la imagen que vemos, tanto que se puede llegar a cambiar incluso la percepción de la misma. Puede resultar cómica una situación que no lo es, o viceversa.

En la naturaleza, la imagen sin sonido no es común y en situaciones en las que no hay casi sonido, la sensación que experimentamos es de un cierto vértigo.

Somos expertos en acústica solo que no desde un punto de vista científico sino práctico. En algunos casos puede incluso ser vital, como por ejemplo, los accidentes en los que alguien es arrollado por usar auriculares y no escuchar un vehículo que se aproxima desde atrás.

El sonido es para nosotros, de vital importancia y como todo en esta vida lo aprendemos jugando.

Sagunto

Mi primer recuerdo consciente de la acústica se refiere a los experimentos que hacía a los 8 años en el castillo de la ciudad de Sagunto, en la provincia de Valencia, en mi España natal.

Mis tíos vivían en la parte baja del pueblo, cerca del río Palancia y después de comer, solía subir hasta las ruinas del castillo porque en ese momento tenía la posibilidad de  jugar y correr por horas.

Uno de los juegos era el del eco. Corría fascinado con el eco que había en el castillo. A veces múltiple, a veces mas fuerte de un lado y mas corto o largo, dependiendo del lugar donde me encontraba. ¿Quién no ha jugado con el eco siendo niño?  Si aún no lo habéis hecho, deberíais probar.

Unos diez años mas tarde seguía jugando con los ecos, pero esta vez con una guitarra eléctrica y pocos años después ya tenia un estudio casero y jugaba con el eco para esculpir así los sonidos que grababa y lograr los efectos que de niño había ido escuchando en mis excursiones de los domingos por la tarde.

Aprender a escuchar

Algunos le llaman audioperceptiva y es la base de las técnicas de grabación. No se puede registrar lo que no suena y todo suena diferente, según la acústica del lugar donde el instrumento y el o los micrófonos están.

Actualmente con la tecnología de la que disponemos se puede grabar casi en cualquier lugar, pero muchas veces el resultado no es el deseado, debido sobre todo a problemas de acústica.

Hace falta aprender a escuchar. Se puede escuchar la acústica de un lugar, hablando y sintiendo cómo reacciona la sala al estimulo vocal. Otra manera es pegando una palmada. La palmada es un sonido corto y potente y permite apreciar mejor los ecos de la sala. Cada uno te da una información para conocer el ambiente en el que estas.

Lo que oímos es similar a lo que captará el micrófono. Depende de la posición y distancia a la que pongamos el micrófono o el oído, el resultado cambiará.

Acústica

Las superficies lisas tienden  ser reververantes y las rugosas tienden a ser absorbentes.

La mejor forma de grabar cualquier instrumento es construyendo una acústica apropiada. Esto se puede hacer en cualquier lugar, con materiales comunes, excepto si el instrumento genera muchos graves. En este caso se puede grabar al aire libre, si es posible.

En mi opinión, lo mejor es disponer de un espacio al que podamos cubrir con telas, alfombras, cartón, colchones o elementos que absorban las frecuencias medio-agudas. Esto servirá para la mayoría de grabaciones.

Después, a medida que se vaya controlando la acústica y el uso de los  micrófonos, se pueden ir probando otros ambientes mas reverberantes.

El proceso es el mismo en todos los casos. Escuchar, comparar y decidir.

La reverberación

Es preciso en este momento aclarar que el eco es la repetición de un sonido y a los múltiples ecos se los denomina reverberación.

Un sonido sin rever es un sonido seco y la rever depende del tipo y cantidad  superficies que hay en el lugar donde se produce y graba dicho sonido.

Cada ambiente nos  da información espacial, a través del sonido. Ubicando el instrumento a grabar y el micrófono en diferentes ambientes y distancias, conseguiremos diferentes sonidos.

De la misma forma, en la mezcla de audio y mediante el uso de efectos con eco, podemos cambiar el modo en el que percibimos un instrumento en el espacio.

La rever se puede añadir pero nunca eliminar, de ahí la importancia de grabar los sonidos con el mínimo ambiente acústico posible. En  la mezcla se puede añadir dicho efecto para posicionar el sonido a voluntad.

Mediante la rever comunicamos información sobre ubicación y percepción de la sonoridad de un instrumento. En vez de subir el volumen de un sonido, se le puede añadir una rever especifica que, de alguna manera reparte el sonido, haciéndolo mas ancho en el campo estéreo y por lo tanto  mas perceptible. De esa forma los sonidos se distinguen, sin pisarse o anularse unos con otros.

Como podéis ver, la acústica es el fundamento de la grabación de audio.

No es necesario ser ingeniero aeroespacial para comprenderla y utilizarla, incluso en tu estudio personal.

Hay que jugar experimentando con los sonidos y pintar en el espacio con los ecos. A fin  de cuentas, lo hacemos desde que nacemos y es una forma divertida de jugar con la música y hacer que las grabaciones suenen mas comprensibles y emocionantes.

2 comentarios en «Acústica en la naturaleza * Conceptos básicos»

Aqui puedes dejar un comentario