Saltar al contenido

El estudio personal * Guía de instalación

Instalar un estudio personal o de pre producción es algo relativamente sencillo. No hace falta invertir grandes sumas de dinero pero es muy importante cuidar algunos aspectos de la instalación para asegurarnos la eficiencia del mismo.

El objetivo del estudio personal es poder componer y probar arreglos de forma que cuando vayamos a grabar una producción, no perdamos tiempo innecesariamente.

También lo vamos a usar durante la producción, para multitud de tareas. Hoy en día es tan importante, como fue en el pasado el lápiz y papel.

Dependiendo de nuestra capacidad de inversión, tendremos mas o menos posibilidades de trabajo.

Elementos necesarios

Veamos cuales son los elementos mínimos para poder empezar:

  • PC
  • Software de audio
  • Placa de sonido
  • Sistema de monitoreo
  • Micrófono
  • Tratamiento acústico

Hardware y software

PC

Hoy en día, cualquier PC puede servir. Lo mejor es que sea dedicada exclusivamente para el estudio pero si se usa para otras cosas y tiene conexión a Internet, hay que tratar de desactivar el antivirus, mientras estemos grabando.

Software de audio

Cualquier software con capacidad de grabación multipista.

Recomiendo trabajar en 44.1 khz y 24 bits, a menos que sea un proyecto para cine o tv, en cuyo caso la frecuencia adecuada es 48 khz.

Placa de sonido

Cualquier placa sirve pero mi recomendación es una placa externa con conexión a usb y al menos una entrada de micrófono tipo XLR.

Casi todas las placas externas tienen la ventaja de contar con un pequeño mezclador, que permite escuchar la salida de la pc y las entradas de micrófono y línea simultáneamente, pudiendo regular la mezcla de volúmenes. Así se evita la latencia durante la grabación, que es un retardo que tienen las señales electrónicas al ingresar en la pc y volver a salir para ser escuchadas.

Sistema de monitoreo

El sistema de monitoreo de audio está compuesto por los altavoces y la acústica de la sala donde están instalados. Todo funciona como un conjunto.

Al ser un estudio personal, lo mas normal es que la acústica no sea la misma de un estudio profesional, por lo tanto no se va a poder escuchar fielmente a mucho volumen.

Es mejor disponer entonces de altavoces por comodidad. Vamos a pasar gran tiempo trabajando y además al no estar obligados a usar auriculares, tenemos mas libertad de movimientos y menos riesgo para los oídos. El volumen de trabajo debe ser bajo.

Para escuchar mas fuerte y con fidelidad se pueden usar uno buen par de auriculares.

Micrófonos

Existen dos tipos de micrófonos muy comunes los de condensador y los dinámicos.

Los de condensador son mas sensibles y necesitan mas cuidados.

Los dinámicos son mas duros al trato y colorean el sonido, pero justo por eso son muy útiles en la grabación digital de audio.

Personalmente recomiendo un micrófono dinámico de calidad. Por lo menos para empezar es mas versátil. Mas adelante se puede adquirir uno de condensador, así tenemos una opción de color  y sensibilidad para el micrófono.

El uso y la elección de qué  micrófono usar, está en lo que se quiera conseguir en cada toma. Hay que probar, comparar y finalmente decidir en función de lo que se oye.

Tratamiento acústico elemental

En un estudio personal, el  tratamiento acústico suele ser muy simple.

La sala debe tener las paredes cubiertas de objetos, estanterías, telas y elementos con superficies rugosas o absorbentes. También sirven los paneles acústicos, combinados con otros elementos.

Los altavoces deben ubicarse lejos de las esquinas, para evitar efectos indeseados en las frecuencias más graves. Conviene entonces instalar algún tipo de material absorbente tras ellos.

Si existe la posibilidad, es muy útil disponer de una cabina para el registro de voces y otros instrumentos acústicos.

Tu lugar preferido

Piensa que este estudio es el lugar donde vas a trabajar durante mucho tiempo. Un lugar para inspirarte.

No estés en el medio del transito de la casa, a ser posible.

Instala iluminación adecuada y trata de que las sillas y demás mobiliario sean cómodos y adaptables.

Se consciente de que en la música, como en todas  las artes, el tiempo y la planificación también son parte del resultado.

Una vez que hayas logrado instalar tu estudio, solo se trata de trabajar y divertirse

Aqui puedes dejar un comentario