Saltar al contenido

Video clip de Vivi Pozzebón en vivo

Normalmente, para filmar un video clip, se usa la música grabada previamente para un disco y los músicos hacen playback sincronizados con la grabación.

En este caso había una idea para registrar imagen y sonido en vivo y trabajar con todo este material para el clip.

Como personalmente disfruto con los trabajos que plantean algo distinto me interesó especialmente.

Esta producción fue hecha para promocionar un disco de Viviana Pozzebón. En concreto la canción es una original versión de un tema de sumo llamado «Mañana en el abasto»

La versión grabada para el video clip consta de una interpretación libre, con voz y caja bagualera, complementado con un diyiridu fabricado especialmente para la afinación requerida.

El plan

La idea era que Viviana cantara la canción en un túnel, caminando desde el interior.  Ivan, que toca el diyiridu, está en el fondo del túnel, en el otro extremo. El túnel mide unos ochenta metros.

Uno de los temas a resolver era la distancia. Los equipos inalámbricos que teníamos no permitían el uso de micrófonos de condensador, que eran los que elegí para grabar el diyiridu. Así que armamos un pequeño estudio en el fondo del túnel en el que registramos el diyiridu y un inalámbrico corbatero, que usamos como backup de la interpretación de Viviana.

El diyiridu lo tomamos con un micrófono Oktava, con el que se consiguen captar ambientes cálidos.

El estudio consistió en un sistema Protools armado con un Mbox 2 mini sobre una computadora Toshiba, de la serie Tecra, serie esta especialmente diseñada para uso en ambientes extremos y con una mayor autonomía de batería.

Por otro lado, para el registro de la voz y la caja, decidí que lo mejor era usar un clásico shotgun de cine. Para lo cual sumé al equipo a Atilio Sanchez, que es un excelente profesional del sonido cinematográfico. En el  registraro de este audio se usó un «Sound device» que básicamente es un «Nagra» moderno. Un grabador para cine, con capacidad para dos micrófonos, alimentación de 48 volts y autonomía de muchas horas de trabajo.

También montado sobre la misma caña que el shotgun pusimos un béringher B5, con cápsula cardioide para tomar un registro más ambiental de todo. Por último en la cámara instalamos un segundo shotgun como respaldo.

La grabación

Una vez instalado todo, el tema era conseguir una interpretación pareja. No cualquiera puede cantar y tocar a la vez y regular la intensidad de la interpretación de forma que sea registrado todo correctamente.

Este tipo de grabación es muy parecida a las primeras grabaciones, que se dieron en llamar de «Corte directo» en las que, con un solo micrófono, se captaba a la orquesta y al cantante a la vez. Si alguien se equivocaba, otra vez de vuelta.

No había posibilidades de edición ni mezcla. No se podía subir o bajar un elemento de la orquesta o la voz independientemente. Esto lógicamente obligaba a que la interpretación tenía que ser muy buena.

Lo que le pedimos a Viviana fue que tratara de regular la intensidad de la caja, para poder captar voz y caja con un solo micrófono (el resto de micrófonos estaban diseñados para ser usados como respaldo únicamente) y Viviana hizo un excelente trabajo.

El problema más grande que teníamos era el ruido causado por el motor generador que suministraba la energía para todo y el carro que transportaba la luz con la que se iluminaba el cuadro. Como la toma era un travelling, había que montar la luz en un carro y moverla mientras se registraba la interpretación.

Con el carro que transportaba la luz había que enmudecer todos los pequeños sonidos que generaban las ruedas y partes móviles del mismo. De esto se encargó el equipo de producción de cinepress, con todo éxito.

La dirección a cargo de Agustín Molinari y la producción de Anabella Astrada.

Fue una tarea muy buena la preparación del carro y la movilización del mismo, con tracción a sangre:), tratando casi de no respirar siquiera para que entraran los mínimos ruidos en la toma.

En el caso del motor buscamos un lugar que no permitiera que el ruido del mismo entrara en el túnel.

Otro problema desconocido en los video clips convencionales fue que en este, la cantante cantaba en vivo todas las veces que había que grabar y no solo interpretar musicalmente bien, sino seguir las pautas indicadas por el director del clip para la imagen.

Puedo asegurar que no es fácil interpretar una y otra vez lo mismo y también actuar y hacer todo bien. En un momento observamos un pequeño cansancio en la voz y paramos un rato para, mediante tecito calentito, recuperar un poco el timbre y poder seguir haciendo tomas. Fue un trabajo agotador para todos, pero especialmente resalto la predisposición , aguante y calidad artística de Viviana.

Todo salió muy bien, pero como primer trabajo de este estilo, comenzamos por lo mas difícil.

Una toma travelling, con audio en vivo e instrumentos desparramados por un «túnel» de ladrillo y con toda una infraestructura móvil que insonorizar. Parece una locura pero es posible.

Considero que aún con todos los problemas que representa un registro de este tipo, la calidez y espontaneidad de una interpretación en vivo es tan superior, que mereció la pena el esfuerzo.

Una interpretación así se asemeja a una instantánea fotográfica. Capta un instante, una emoción, un momento en el tiempo. Tiene carácter propio.

«Mañana en el abasto» por Viviana Pozzebon

4 comentarios en «Video clip de Vivi Pozzebón en vivo»

Aqui puedes dejar un comentario